BALDUR o balder El dios de la belleza y la luz

La historia de Balder es una historia realmente interesante donde podemos ver como la envidia y el resentimiento del dios Loki siempre va a perseguir a Odín y su esposa Frigg. Sin embargo, no queremos adelantarles mucho, por lo que los invitamos a leer la historia.

Quien es Balder en la mitología nórdica

Balder

Balder era el segundo hijo de Odín y la diosa Frigg. Balder poseía numerosos hermanos como son Thor o Váli, pero además tenía un hermano gemelo conocido como el dios ciego de la oscuridad Hoor.

Balder mitología nórdica poderes

Balder mitología nórdica poderes

En la mitología nórdica no se le atribuyen poderes particulares a Balder como a su hermano Thor. Solo se señala que Balder era considerado como el dios de la paz, la justicia, el amor, el perdón, la luz y la pureza. Además, también era considerado como uno de los dioses más sabios y elocuentes del Asgard.

Dios Balder en la mitología nórdica

Dios Balder en la mitología nórdica

El Dios Balder era un dios con grandes cualidades físicas, dado que poseía unos rasgos de tal belleza que parecían brotar de él rayos de luz, desde su cabello blanco prístino. Además, por sus características físicas y sus dones de sabiduría y elocuencia no solo se convirtió en uno de los dioses más venerados por los hombres, sino también se convirtió en el hijo predilecto de Odín y Frigg.

Sin embargo, todas las características (tanto físicas y sus cualidades) que conseguían la admiración de muchos dioses, también comenzó a provocar la envidia de otros dioses. Uno en particular sentía muchos celos por la fama de Balder y ese era Loki.

Balder habitaba en la conocida morada celeste llamada Breidablik. Un lugar dentro del Asgard donde nada maligno o sucio podía entrar. Pero, con el pasar del tiempo el dios empezó a ser atormentado por sueños terribles que le anunciaban que su vida corría gran peligro. Por lo que, por temor de perder su vida convoca una asamblea y le comenta al resto de los dioses los sueños que había estado presenciando. Los dioses que asistieron, entristecidos por lo que contaba Balder deciden conjurar los peligros que le amenazaban.

Pero, fue su madre Frigg quien hizo todo por proteger la vida de su hijo conjurando a todos los elementos como el agua, fuego, tierra, el hierro, el metal (y todos los metales), las piedras, las enfermedades, los peces, los pájaros, entre otros. Logrando así que ninguna cosa en el reino o fuera de él pudiera dañar a su amado hijo.

Una vez se supo que no había nada que pudiera dañar a Balder, los dioses solían pedirle en sus reuniones que se colocara en algún punto mientras ellos les lanzaban cualquier objeto, dardos o piedras o incluso lo llegaba a cortar con sus hachas de batallas. Sin embargo, sin importar que hicieran, nada podía lograr hacerle daño a Balder, una característica que consideraban era un gran honor para el dios.

En una de sus muchas reuniones Loki asiste y se molesta al ver que el dios no recibía ninguna herida. Por lo que, Loki toma la forma de una mujer muy esbelta y decide ir a Fensal, donde se encontraban los aposentos de Frigg. Una vez allí le pregunta a la diosa si sabía que en las reuniones de los dioses se dedicaban a lanzarle todo tipos de objetos a Balder. Frigg responde que si lo sabía y se vanagloria comentando que consiguió que todos los elementos de la tierra prestaran juramento a ella de no hacer daño a su hijo.

Sin embargo, sin aún creerlo, Loki la mira extrañado, por lo que Frigg confiesa que solo un pequeño arbusto que se encontraba creciendo sobre el lado oriental del Vahal no prestó si juramento. Esto se debía a que el muérdago era aún demasiado joven y débil para exigirle tal petición.

Al enterarse de esta noticia Loki se retira de los aposentos de la diosa, recobra su forma primitiva y busca y arranca el muérdago. Luego se dirige nuevamente hacia el sitio de reunión de los dioses y encuentra a Holder, quien se mantenía alejado del juego que se realizaba en torno a su hermano. Loki se dirige a él y le insta a que le tiré algo a Balder, a lo que Holder responde, que él era ciego y realmente no solo no podía ver donde se encontraba el dios, sino que también no poseía nada para lanzarle.

Pero, Loki insiste a Holder hasta convencerlo de lanzarle algo a su hermano y le entrega el tallo del muérdago y le detalla fácilmente donde se encuentra el dios. Holder sigue las órdenes de Loki y al lanzar el tallo del muérdago y este hacer contacto con Balder, hace caer al dios inanimado, atravesado de parte a parte.

Al suceder la muerte de Balder todos los dioses que se encontraban en la reunión se quedan mudos y paralizados ante tal horro; pero todos estaban de acuerdo en querer vénganse de quien había llevado a cabo ese acto tan criminal. Lo cual no sucede por respeto a lugar sagrado en el cual se hallaban reunidos. Pero, luego de calmarse Frigg pregunta quien será capaz de obtener su gratitud eterna y todo su amor yendo al mundo inferior para encontrar a Balder y ofrecerle un rescate a Hel para que él pudiera volver al Asgard. A pesar que muchos se ofrecieron fue Hermod quien se decide que realizará el viaje en uno de los caballos de Odín.

Mientras tanto el resto de los dioses llevan el cadáver de Balder a su navio, Ringhorn, donde se realizaría la pila funeraria del Dios. Sin embargo, tal fue la pena de su esposa Nanna, que se muere en el acto y su cuerpo es colocado en la misma pira que Balder.

Por otro lado Hermod lográ dar con Hel y le pide que libere a su hermano, a lo que ella responde que solo lo liberará y le permitirá volver al Asgard siempre y cuando todas las cosas del mundo lloraban por el dios, demostrando que era tan amado como se decía. Por lo que, Hermod regresa al Asgard con la noticia y con la influencia de todos los dioses consiguen que todas las cosas del universo ya fueran los hombres, la tierra, los animales, etc. Lloren por la muerte de Balder. Sin embargo, cuando consideraban que la misión había sido n éxito, los dioses se consiguen a una gigante llamada Thok y le piden que llore por Balder. A lo que ella responde, que no lo hará dado que Balder nunca le había ayudado cuando estaba vivo, por lo que, no le importaba si permanecía en el palacio de Hel.

Finalmente es de este modo que no logran rescatar a Balder y entre los dioses se instala un gran sentimiento de pérdida y derrota.

Origen del nombre de balder

Baldur (pronunciado «BALD-er;» en la lengua nórdica antigua Baldr , ingles antiguo y aleman antiguo Balder ) es uno de los dioses Aesir . Él es el hijo de Odin y Frigg , el esposo de la oscura diosa Nanna, y el padre del dios Forseti .

Es amado por todos los dioses, diosas y seres de una naturaleza más física. Tan guapo, amable y alegre es él que en realidad emite luz. [1]

El significado y la etimología de su nombre son inciertos y han sido el tema de intenso debate académico.

La muerte de Baldr
La muerte de Baldr o baldur

Se han propuesto numerosas posibilidades, incluyendo una derivación del proto-indoeuropeo de la raíz * bhel- ( “blanco”), en nórdico antiguo bál , “fuego” o una palabra hipótesis de “señor” común a varias lenguas germánicas.

La explicación más directa (y probablemente correcta), sin embargo, es que su nombre proviene de la palabra nórdica antigua baldr , «negrita». [2] [3]

Los estudiosos se han mostrado reacios a aceptar esta explicación debido a su implicación de un personaje bélico para Baldur. Pero como veremos a continuación, Baldur puede no haber sido tan inocente y pasivo como se lo describe en la fuente literaria del antiguo nórdico antiguo que proporciona la descripción más extensa del dios y los cuentos en los que se basa.

Esta fuente literaria es la Prosa Edda del erudito islandés medieval Snorri Sturluson. De este tratado sobre mitología y poética, viene el relato más completo que tenemos del cuento principal sobre Baldur, la historia de su muerte y resurrección . Este cuento se puede resumir brevemente de la siguiente manera:

Cuando Baldur comenzó a tener sueños de su muerte, Frigg se dirigió a todo en el mundo y aseguró a cada uno de ellos un juramento de no dañar a su hijo. Confiados en la invencibilidad de Baldur, los dioses se divirtieron arrojando armas y cualquier cosa al azar que pudieran encontrar en Baldur y viéndolos rebotar en él, dejándolo completamente ileso.

Loki , el embaucador astuto de los dioses, sintió una oportunidad para hacer travesuras. Le preguntó a Frigg si había pasado por alto algo en su búsqueda de juramentos. Ella casualmente respondió que había pensado que el muérdago era demasiado pequeño e inofensivo para molestarse en pedir tal promesa.

Loki inmediatamente sacó una lanza del muérdago y convenció al dios ciego Hodr para que se la tirara a Baldur. El proyectil perforó al dios y cayó muerto.

Los angustiados dioses ordenaron que uno de ellos fuera al inframundo para ver si había alguna forma de que Baldur pudiera ser recuperado de las garras de la diosa de la muerte, Hel . Hermod , otro de los muchos hijos de Odín, aceptó hacer este viaje, y, montando el corcel de Odín, Sleipnir , cabalgó por el árbol del mundo.hasta que llegó a sus raíces oscuras y húmedas, donde yace la morada de Hel.

Cuando llegó, encontró a su hermano, pálido y sombrío, sentado en el asiento de honor junto a Hel. Hermod imploró a la temible diosa que liberara a Baldur, y después de mucha persuasión, ella respondió que lo entregaría si y solo si todo en el mundo lloraba por Baldur, para probar, en otras palabras, que era tan amado universalmente como Hermod. reclamado

El mundo entero de hecho lloraba por el generoso hijo de Odín, es decir, salvo una criatura. La giganta Þökk («Gracias»), generalmente asumida como Loki disfrazada, se negó crudamente a realizar el acto que aseguraría el regreso de Baldur. [4]

Y así el dios brillante yació en la tumba hasta Ragnarok , la destrucción del cosmos al final del gran ciclo mítico , después del cual Baldur regresó finalmente a la tierra de los vivos, alegrando los corazones de las criaturas que llenaron el nuevo mundo . [5]

Si bien este relato proviene abrumadoramente de una fuente, se pueden encontrar fragmentos de ella en la poesía antigua nórdica antigua, y muchos detalles de la narración se representan en piezas de joyería que datan de antes de la era vikinga. [6]

Podemos estar razonablemente seguros de que la historia contada por Snorri no es solo auténtica, al menos en su esquema general, sino muy, muy antigua.

Sin embargo, ya sea por ignorancia o por el deseo de retratar a Baldur como una figura mártir, Snorri probablemente omitió un elemento clave del personaje de Baldur: una disposición bélica. Hay otro relato literario de la muerte de Baldur, narrado por el historiador danés medieval Saxo Grammaticus.

Tan confuso y euhemerizado (historizado) como es esta versión, una de las características que destaca es el afán constante de Baldur por participar en la batalla. Incluso se lo describe como un guerrero. Esto, combinado con los muchos kennings que unen el nombre de Baldur con las armas y la guerra en general, sugiere que Baldur era mucho más un luchador activo y menos un pasivo e inocente que Snorri lo hace ver. [7]

Aparte de eso, las referencias a Baldur son escasas. Él es mencionado en una crónica anglosajona (donde le dieron el nombre adicional Bældæg , «The Shining Day», y lo describió como un hijo de Woden, el nombre en inglés antiguo para Odin). [8]

Otra breve referencia a él se puede encontrar en el llamado hechizo del segundo Merseburg de la Alemania continental, que proviene de un manuscrito que data del siglo noveno o décimo antes de Cristo.

Aunque sabemos relativamente poco sobre Baldur debido a la naturaleza fragmentaria de las fuentes de nuestro conocimiento de la religión germana precristiana, evidentemente ocupó una posición de renombre y esplendor en los corazones y las mentes de los pueblos germánicos paganos.

Parece haber sido considerado como la divina fuerza animadora detrás de la belleza de la vida en la cima de su fuerza y exuberancia. Su muerte marca el comienzo del declive hacia la vejez, la noche, el invierno y, en última instancia, la muerte y el renacimiento que caracterizan a Ragnarok.

Referencias

[1] Snorri Sturluson. La prosa Edda. Gylfaginning 22.

[2] Turville-Petre, EOG 1964. Mito y religión del norte: La religión de la antigua Escandinavia. pag. 117.

[3] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 28.

[4] Snorri Sturluson. La prosa Edda. Gylfaginning 49.

[5] The Poetic Edda. Völuspá.

[6] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 28.

[7] Turville-Petre, EOG 1964. Mito y religión del norte: La religión de la antigua Escandinavia. pag. 115.

[8] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 26.